martes, 13 de junio de 2017

INCERTIDUMBRE AMBULATORIA DE LOS INFORMALES
¿Hacia la desaparición de una tradición?














Con la realización de este reportaje, vi la posibilidad de reivindicar un proceso que ha  sido parte de la tradición y desarrollo de la ciudad desde inicios del siglo XX, "La ventas Ambulantes".  Además una oportunidad, para visibilizar esta situación que es considerada una problemática, por la ocupación del espacio publico; y que esta contemplada en el CÓDIGO NACIONAL DE POLICIA  en su artículo 140, como una violación a la norma. Sin embargo y bajo una revision especial, por lo desproporcionado de las medidas, y ante las reiteradas demandas en contra del  Código de Policía, la  Corte Constitucional, en su sentencia C-211/17 Condiciona las sanciones a los vendedores ambulantes, dandoles un aval de faborabilidad. 



El tema en el plano distrital, ha sido parte de la agenda de las diversas administraciones, en algunos casos flexible y compresible, en otros dependiendo directamente de los planes de gobierno del adminstrador. Según datos del boletín técnico de Medición de empleo informal y seguridad social del Dane, Bogotá D. C. en comparación con otras ciudades, contempla 39.4 % una cifra medianamente equilibrada, en relación con otras ciudades en el que el tema es más denso de lo que parece.    


Las ventas ambulantes (Ambulatorias, e informales), que naturalmente son actividades económicas en la calle, curiosamente  por lo antiquísimo de la tradición, la plaza pública, fue y han sido propicia para el desarrollo de este tipo actividades, (Trueque e intercambio, cambalache, canje, compra y venta de productos y servicios) A Grosso modo, se configuraba un intercambio comercial urbano con lo rural. Sin embargo desde su histórico ejercicio, los vendedores informales como parte de su derecho a la ciudad, responden en estos espacios, ante las diversas necesidades de sostenibilidad y sobrevivencia; Literalmente se ven obligados al rebusque, ante las doctrinas neoliberales y el sistema capitalista que son avasalladores y dejan poca esperanza para la oportunidad. 



Aunque el tema es común o trillado, el argumento contempla un viraje que permite escuchar las dos caras de la moneda del tire y afloje, tanto de la administración, así como de los actores que populan y proliferan las calles con su dinámica ambulatoria con relación al espacio publico. Aquellos quienes con mucha dignidad trabajan diariamente para no dejarse arrastrar del hambre y responder ante un sistema que se carcome vivo, hasta el más capitalista. 













Referencias
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contacto

Contacto