miércoles, 6 de mayo de 2015

Centro de Memoria, Paz y reconciliación
 Que un lugar para recordar

El olvido es indispensable,
Pero la memoria no puede librase del recuerdo.
RW

Explorar la memoria[1]cuando se ha caído en el olvido[2], es un mecanismo que permite tomar conciencia del tiempo y el espacio,  para retomar la conciencia del recuerdo[3]; Lo que significa poder diferenciar el pasado, el presente y el futuro. O por lo menos, eso fue parte del argumento que tome de un texto y del que me soporté la noche anterior, cuando visualizaba un documental sobre los herederos de la violencia del narcotráfico en Colombia. Que la verdad, ni vale la pena mencionar, pero que definitivamente me permitió  hacer una lectura analítica y luego critica sobre su contenido, que no era  más que el reflejo y el recuerdo de la tragedia en los familiares y personas, que atrapados por el pasado, heredaron parte de esa nefasta guerra. Con lágrimas en los ojos pude sentir las distintas sensaciones de temor que domino a miles de personas, esos años de miedo y terror; Sensaciones que también viví y que yendo un poco más allá, la vida misma y la madures le otorgaron un lugar predilecto  a la memoria, dando por sentado, que solo se trato de una pesadilla grabada en el recuerdo.

Sin embargo, viviendo el presente con la medio tranquilidad que acompaña a cualquier ciudadano de a pie en una ciudad como Bogotá, coincidencialmente  al día siguiente me dirigí para encontrarme con el director Camilo Gonzales Posso del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, ubicado en lo que se conoció como el antiguo globo B del cementerio central, ahora parque de la Reconciliación y en el que para la construcción en el terreno, exhumaron más de 3.000 restos de personas enterradas en ese lugar, cosa que me pareció una delirante ironía, pues lo considere como parte y arte del destino, ya que el pasado de este lugar, había guardado y olvidado a sus muertos y ahora en este presente progresivo, se levantaba un espacio que desenterraba los recuerdos  y reivindicaba  la memoria de las personas.

Una vez en el lugar del encuentro y como si fuese un explorador en medio de lo desconocido, me deslice por unos escalones que me dirigieron a lo profundo del edificio,  como si me llevasen a una especie de tumba egipcia, donde incluso llegue a sentir que estaba redescubriendo lo más profundo de los secretos de nuestra humana naturaleza. Con la curiosidad que me acompaña, observe algunas exhibiciones referidas a personas que han sido víctimas de la violencia en Colombia, si bien, solo repase algunas lecturas allí expuestas, también observe  algunas fotografías interesantes con unos encuadres magníficos; pero en ese preciso momento, me recibió en una de las oficinas de este claustro de la memoria, la comunicadora, Jennifer Correa Valencia, quien hace parte del equipo técnico del centro y quien fue la persona de presentarme directamente con el director de la institución, quien muy amablemente y con un tono mesurado, atendió el llamado, para conversar. Sin espera alguna y ante la premura del tiempo, aliste el equipo de grabación y registro con el ánimo de escuchar la experiencia que el señor Camilo Gonzales Posso, había tenido con la institución así como todo lo coyuntural a  temas de violencia, los mecanismos del recuerdo y la memoria, lo progresivo del tiempo en el pasado el presente y el futuro, la promoción y  rescate de la memoria histórica,  las memorias colectivas de la violencia política, así como de sus causas y consecuencias, y de cómo el centro de memoria paz y reconciliación, ha sido desde su fundación, el escenario para la construcción de la paz y la democracia.


Terminada la entrevista/conversación, me despedí con buen entusiasmo y un fuerte apretón de manos, sugiriéndole que prontamente le haría llegar el articulo y el Máster de audio arte, para que repose como archivo en la web y para que haga parte de la memoria[4], como registro y buena evidencia, de que no llegara al olvido, ante la efímera mentalidad de lo humano. En pocas palabras, el registro histórico sonoro, de un lugar que le abrió las puertas a la búsqueda de la verdad y la reparación o como su nombre lo indica, a un Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, que quedara para la posteridad, como el recuerdo mismo[5]                  Audio
Productor: Rowinson Pérez
Título original: Audio arte/ Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.
Año de realización: 2014/2015
Género: Entrevista.
Formato: Mp3
Duración: 12:38


Bibliografías y cibergrafías

-      -  http://psicología de la Memoria/ El olvido.webarchive Antonio L Manzanero. Profesor de psicología universidad complutense de Madrid.
-       - Mendoza García Jorge /Sucinto recorrido por el olvido social. _
-      -   http://centromemoria.gov.co/


[1]Un examen crítico de la memoria que elaboramos siempre desde las urgencias del presente, desapegado de la necesidad de recordar, podría generar formas distintas de recuperar el pasado y, por tanto, avisorar el futuro. 
[2]El equilibrio entre olvido y recuerdo permiten enfrentar el futuro de manera creativa, libre, y no quedarnos inmersos en un debate de memoria y desmemoria.

[3]La memoria es el proceso social mediante el cual los recuerdos son resituados en el presente; es decir, el proceso social de reconstrucción de un pasado vivido y significado por una colectividad.
[4]El olvido social se concibe como la imposibilidad de evocar o expresar acontecimientos significativos que en algún momento ocuparon un sitio en la vida del grupo, colectividad o sociedad, y cuya comunicación se ve obstruida o prohibida por entidades supra -grupales, como el poder.
[5]Se entiende por recuerdo a las experiencias vividas que se depositan en algún objeto significativo, ya sea piedra, lugar o fecha.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contacto

Contacto